Tanto la separación judicial como el divorcio de mutuo acuerdo (conocidos ambos comúnmente como “exprés”) es un procedimiento rápido, sencillo y económico, que no exige la celebración de juicio, bastando con la presentación de la solicitud de separación judicial o divorcio.

El procedimiento para la tramitación de ambos es idéntico, no así sus efectos. La primera decisión que deban tomar los cónyuges será si desean llevar a cabo una separación judicial (es decir, una separación de hecho, judicializada a efectos económicos y familiares pero que no rompe la unión matrimonial) o bien, el divorcio (que además de las consecuencias familiares o económicas que puedan darse, pone fin al vínculo matrimonial, de forma que podrán volver a contraer matrimonio si así lo desean).

Principales acuerdos entre los cónyuges:

a.- En caso de que se desee establecer una Pensión Compensatoria a favor de uno de los cónyuges, se deberá establecer la duración (vitalicia o temporal), así como la cuantía de la misma (fija, creciente, decreciente); o si la misma consistirá en la entrega única de bien o cantidad, o será supeditada a alguna condición.

b.- Quién ostentará el uso y disfrute de la que ha sido la vivienda conyugal/familiar. Es decir, a pesar de que la propiedad de la misma sea de ambos o exclusivamente de uno, se deberá establecer quien hará uso de la misma, así como si ambos o sólo uno sufragará los gastos derivados de la misma.

c.- En caso de que los cónyuges residan en diferentes provincias, y según el empadronamiento de cada uno de ellos, deberán decidir de mutuo acuerdo en qué Juzgado desean interponer la demanda de divorcio, ya que uno de ellos deberá trasladarse en el momento de la ratificación

d.- En caso de que existan hijos menores de edad o incapacitados, se deberá fijar la guarda y custodia (bien una custodia monoparental, estableciendo a su vez un régimen de visitas para el cónyuge no custodio, así como una pensión de alimentos; o bien, una custodia compartida, en la que se detallará los aspectos y duración de la misma, como el lugar dónde residirán los menores, la contribución de los progenitores a su carga, si será una custodia semanal, quincenal o mensual, etc)

e.- Si existieran bienes de carácter ganancial o comunes que se quisieran liquidar en este momento, se deberá establecer sin duda alguna, como se repartirán los bienes y deudas existente (inmueble, vehículos, préstamos, hipotecas, etc).

 Nuestros abogados podrán asesorarles sobre los anteriores asuntos clave, para que ambos cónyuges alcancen el acuerdo que más satisfaga sus intereses.

Documentos necesarios:[arrow_list]

      • Certificado Literal de matrimonio.
      • Certificado  Literal de nacimiento de los hijos (en caso de que existan; o bien de defunción, si éste falleció).
      • Certificado de empadronamiento de uno de los cónyuges.

[/arrow_list]

Los certificado y actas de defunción inscritos en el Registro Civil de cualquier localidad Española, podrán ser solicitados a través de este despachos sin coste alguno. Asimismo, podrán solicitarlo los cónyuges presencialmente o mediante el Ministerio de Justicia (gratuito).

En el caso del Certificado de empadronamiento, deberá ser solicitado por uno de los cónyuges presencialmente o mediante firma electrónica.

* Se debe recordar que los anteriores documentos tendrán una validez de 3 meses.

Fases del procedimiento:

  1. Presentación de la demanda de divorcio junto con el Convenio regulador y documentos adjuntos (Certificado de matrimonio, nacimiento, empadronamiento…).
  2. Ratificación en el Juzgado de la solicitud de separación o divorcio.
  3. Sentencia (Previo informe del Ministerio Fiscal en caso de que existan hijos menores de edad o incapacitados).
  4. Inscripción de la separación o divorcio de oficio en el Registro Civil y entrega de sentencia testimoniada a ambos cónyuges.

Duración del procedimiento:

Tanto la separación como el divorcio de mutuo acuerdo, transcurren durante un período corto de tiempo, en comparación con la tramitación de un procedimiento contencioso que puede durar de 8 meses a 2 años. Así, suelen tener una duración aproximada de 4 a 8 semanas (en el caso de un divorcio sin hijos) desde la interposición de la demanda en el Juzgado. En caso de que existieran hijos menores de edad o incapacitados, en los que es preceptivo el informe del Ministerio Fiscal, dicho período podrá prolongarse hasta las 10-15 semanas.

En cualquier caso, todo dependerá del Juzgado donde recaiga el procedimiento en relación al volumen de asuntos que deba tramitar y que es imposible prever de antemano.

Envío de documentación y comunicación durante el proceso:

Asimismo, y gracias al dominio de las nuevas tecnologías como el e-mail,teléfono,skype,fax,correo postal, etc; se ha conseguido con éxito que la mayoría de los trámites que hace unos años era de obligatoria presencia, ya no lo sea, pudiendo llevar a cabo el procedimiento si así lo desean prácticamente a distancia, lo que reduce tiempo y dinero, sin dejar de tener a su disposición un trato y asesoramiento totalmente personalizado, ya que sencillamente se trata de la adaptación del tradicional despacho de Abogados a la demanda de la sociedad actual.

Es por ello, que esta forma de llevar a cabo el proceso será tremendamente útil cuando ambos cónyuges residan en distintas provincias, o bien, cuando uno de ellos se encuentre en el extranjero. No obstante, si desean acudir a nuestro despacho sito en Madrid, podrán concertar una cita sin coste adicional.