El procedimiento del divorcio de mutuo acuerdo, coloquialmente conocido como divorcio exprés, se inicia mediante la presentación de la solicitud de divorcio ante el Juzgado de Primera Instancia del lugar del último domicilio conyugal, o el del domicilio de cualquiera de los cónyuges si estos ya vivieran separados.

Dicha solicitud puede ser presentada por ambas cónyuges, o sólo por uno, con el consentimiento del otro, y debe ir  firmada por Abogado y procurador, cuya intervención en dicho procedimiento es preceptiva.

Junto a la solicitud de divorcio, hay que acompañar  los siguientes documentos:

  • Certificado de matrimonio.
  • Certificado de nacimiento de los hijos comunes a ambos cónyuges.
  • Convenio Regulador.
  • Volante o certificado de empadronamiento.

Una vez admitida a trámite dicha demanda, los cónyuges serán citados para que ratifiquen en la solicitud de divorcio, y en el contenido del Convenio Regulador, y se recabará Informe al Ministerio Fiscal en caso de que existan hijos menores de edad.

Si el Juez y el Ministerio Fiscal, en caso de intervenir, consideran que los acuerdos contenidos en el Convenio Regulador son  conformes a derecho, se procederá a dictar sentencia en un breve plazo.

En el caso de que el Juez o el Ministerio Fiscal estimen que el Convenio Regulador es contrario a derecho o al interese de alguna de las partes, concederá un plazo de cinco o diez días para que propongan un nuevo convenio.