Un divorcio es algo muy complicado, no sólo sentimentalmente, sino que implica la separación de muchas cosas que se tenían en común. Es necesario dividir los bienes que se poseen, pero también existen acciones ante los principales proveedores y entes gubernamentales con los que los divorciados mantienen algún tipo de relación o deberes que deban cumplirse.

Entre los principales trámites a gestionar ante la fractura de un matrimonio, se encuentran las facturas de energía, debido a que suelen estar dirigidas a un solo miembro del núcleo familiar, el cual aparece como titular, por lo que es necesario informar a las comercializadoras de que es necesario cambiar el titular (si es que la otra persona se queda en la vivienda) o bien dar de baja el suministro (si nadie se queda en la vivienda).

Trámites energéticos importantes

            Cambio de titular

Por lo general, en la vivienda se suele quedar uno de los miembros de la (ex) pareja. Por ello, sólo sería necesario cambiar el titular de la factura de electricidad o gas natural si la persona que se va es el actual titular.

Es necesario cambiar de titular porque es éste el que puede realizar todas las gestiones sobre el suministro.

El mayor inconveniente ante la facturación del servicio de energía puede presentarse no sólo a la hora de pagar el recibo, sino en ocasiones donde se requiera la presencia del titular.

Por ende, es necesario que se lleven a cabo los trámites exigidos por el proveedor para realizar la modificación de los datos y que se ejecuten los cambios adecuados en la facturación del servicio.

Realizar un cambio de titular se debe hacer a través de la comercializadora de energía, ya sea de electricidad o gas natural. Si bien los trámites pueden variar de una compañía a otra, generalmente suelen ser muy parecidos y se requieren los mismos datos:

  • Datos personales del titular anterior y del nuevo.
  • Datos del suministro
  • Cuenta bancaria donde se quiera domiciliar el pago
  • Código CUPS.

Un cambio de titular suele tardar unos 15 o 20 días. Se realiza una última facturación a nombre del antiguo titular y, tras esa, ya llegarían las siguientes a nombre del nuevo titular.

            Baja de suministro

Hay veces que, o bien la casa se vende para dividir los beneficios, o bien se estaba de alquiler y ambos miembros deciden irse de la casa, por lo que es necesario dar de baja los suministros.

En ocasiones, cuando se está de alquiler, el casero pide que no se den de baja los suministros, sino que se haga un cambio de titular a su nombre.

Como hemos comentado, en el caso de querer dar de baja la luz o el gas, se deberán realizar las gestiones que haya establecido cada comercializadora.

Cuando se vaya a dar de baja el suministro es bueno tener una serie de datos a mano, como la información del punto de suministro y del titular. Para dar de baja el contrato, es necesario hablar con la comercializadora.

Una vez se haya formalizado la baja, la distribuidora de energía llamará al titular para acordar una cita e ir a retirar el contador y hacer la última lectura.