Cristina *** supo que su esposo se divorció de ella solo meses después de que se casaran hace 20 años.

Sorprendente pero cierto: Durante durante 20 años creyó que estaba viviendo un matrimonio idílico. Lo que ella desconocía hasta hace poco es que su marido, Gabriel ***, se había solicitado el divorcio muchos años atrás para mantener intacta su herencia.

La pareja contrajo matrimonio en Nueva York en 1994 pero cuatro meses después, Gabriel viajó hasta la República Dominicana, donde contrató a unos abogados para que fingieran que representaban a su mujer y realizó así un falso divorcio. Sin embargo, al volver, Gabriel hizo como nada y disfrutó de su vida como felizmente casado.

Durante las dos siguientes décadas su vida transcurrió con normalidad, pero las cosas cambiaron cuando Christina encontró un documento que la desconcertó: una factura de su casa de Manhattan donde no aparecía su nombre. Esto levantó las sospechas de la esposa, que contrató a un abogado para que investigara que podía pasar. No se equivocaba en desconfiar, ya que el abogado le comunicó que su nombre había sido quitado de la escritura de la vivienda citando el supuesto divorcio que tenía lugar en la República Dominicana, según afirma el diario The Sun.

Ahora, Christina ha emprendido acciones legales para anular el divorcio que fingió su marido para proteger su herencia y ha alegado que durante más de 20 años ha cuidado de su marido y se ha “mantenido a su lado”.