pension de alimentos

De conformidad con la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 30 de abril de 2013, se ha establecido como doctrina jurisprudencial que:

“El nacimiento de nuevos hijos fruto de una relación posterior, no supone, por sí solo, causa suficiente para dar lugar a la modificación de las pensiones alimenticias establecidas a favor de los hijos de una anterior relación, sino que es preciso conocer si la capacidad patrimonial o medios económicos del alimentante es insuficiente para hacer frente a esta obligación ya impuesta y a la que resulta de las necesidades de los hijos nacidos con posterioridad”.

Por lo tanto, el simple hecho de que el padre alimentante tenga otro hijo/s en una posterior relación sentimental, no implica automáticamente que la obligación de pagar la pensión de alimentos a favor de los hijos anteriores habidos  pueda modificarse.

Si bien el tratamiento jurídico de todos los hijos debe ser exactamente el mismo, y no existe un crédito preferente da favor de los hijos nacidos en la primitiva unión respecto de los habido de otra posterior, debe analizarse y  conocerse cuál es el caudal y medios con los que cuenta la nueva unidad familiar, ya que ambos progenitores deben contribuir al sostén de los hijos comunes.